Logo
Peace and Security
navi

Nuestra Europa respeta y garantiza en todos los ámbitos el principio de igualdad de las y los ciudadanos partiendo de sus diferencias y su diversidad.

 

La Europa que queremos reconoce como valor fundamental y garantiza el derecho y la igualdad efectiva a un estatus igual entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida política, económica, social y privada, así como la libertad de orientación sexual.

 

La Europa que queremos está en contra de la mercantilización de las relaciones sexuales y garantiza los derechos de las personas prostituidas.

 

Todas y todos los ciudadanos participan en pie de igualdad en la vida política. Las instituciones públicas adoptan medidas apremiantes para alcanzar la participación paritaria de hombres y mujeres en las instituciones, en las instancias decisorias y en los organismos políticos y sociales.

 

Toda persona que resida de forma estable en el territorio de Europa obtiene la ciudadanía europea a todos los efectos.

 

Todas las instituciones públicas deben garantizar los derechos humanos y las libertades de las mujeres y actuar contra toda forma de patriarcado. Cada mujer, en cada país, tendrá el derecho a decidir libremente sobre su cuerpo, sobre todo en lo que respecta al aborto, la contracepción, la maternidad deseada y la gestión de la fecundación artificial. Cada mujer tendrá el derecho de elegir su modo de vida privado (celibato, maridaje, concubinato, divorcio). A actuar contra toda forma de patriarcado.

 

Las instituciones públicas se comprometen a poner fin a la trata de seres humanos y a la esclavitud bajo todas sus formas.

 

La Europa que queremos se compromete a actuar con determinación contra el racismo, el antisemitismo y también contra la islamofobia.

 

Las instituciones públicas se hacen cargo y favorecen todas las iniciativas tendentes a poner fin a la violencia sexista contra las mujeres y los niños y niñas, dentro y fuera de la familia y anima a cada país a elaborar una ley-marco contra la violencia hecha a las mujeres, acompañada de los medios para su aplicación.

 

Europa está contra la mercantilización de las relaciones sexuales y garantiza a ls personas prostituidas sus derechos de ciudadanía.

 

Europa afirma la laicidad de las instituciones públicas. Garantiza la dignidad y la libertad de conciencia de toda ciudadana y ciudadano cualquiera que sea su origen, opinión o creencia, y la libertad de las practicas religiosas individuales y colectivas, en el respecto de los derechos de todas y todos los ciudadanos.

 

La Europa que queremos reconoce el principio de la libertad de residencia y de circulación de las personas garantizado como derecho universal. Garantiza el derecho de asilo.

 

Todos los pueblos tienen el derecho a la autodeterminación, garantizando los derechos fundamentales de todas y todos.

 

Cada persona que pertenezca a una minoría nacional tendrá el derecho de elegir libremente ser tratada como tal sin verse perjudicada en nada por realizar y ejercer esta opción.

 

La lengua de origen de las y los alumnos estudiantes de las escuelas públicas será respetada y tomada en consideración, facilitándose su enseñanza.

 

Las instituciones públicas contribuyen de forma activa a superar las barreras materiales, culturales, simbólicas y lingüísticas existente entre los pueblos.

Pictur Discrimination